El que mucho abarca poco aprieta


Cuanto más se empeñe en hacer todo lo que desea al mismo tiempo, más va a tardar en llevarlo a cabo con éxito.

En ocasiones, las personas se obsesionan con realizar todo lo que su mente imagina, tanto que actúan como si estuvieran corriendo con el tiempo. La prisa por la riqueza, el estatus y la fama, aceleran el comportamiento de ciertos seres humanos y los empuja a dejarse llevar por el ejemplo de otros para alcanzarlos. Seguramente en algún momento de su vida, se ha identificado con esto, ha visto que a la edad que tiene, sus amigos o vecinos, han realizado más cosas de las que usted ha hecho, con una mejor posición y calidad de vida. Este simple acontecimiento hace que usted se apresure y comience a realizar todo lo que tiene en su cabeza de una manera descontrolada, sin medir riesgos. Esta bien que otros le motiven a emprender, a creer en sí mismo y a trazarse metas e ir por ello; lo que no está bien es querer acaparar todo de momento y al final no conseguir nada.

Cada proyecto, nace de una idea que se va puliendo con el tiempo, y luego cuando esta va tomando forma, empieza a cimentar sus bases. Inicia como una semilla que poco a poco va germinando, hasta crear raíces que puedan adherirse a la tierra y sostener el peso de lo que será a futuro una gran empresa. Lo que no debe olvidar, es que el bosque está lleno de otras semillas ya germinadas con una trayectoria de ventaja, pues ya conocen con certeza las propiedades de la tierra, el tiempo, el espacio y los seres que la habitan. Es por esta razón que al momento de sembrar debe tener en cuenta estos aspectos, para que las raíces maduras de otros árboles no se lleven los nacimientos de las suyas y terminen por derrocar sus proyectos.

Con frecuencia, el afán por emprender varios negocios, hace que usted pase por alto estos elementos, y no le dedique el tiempo necesario que requiere cada uno para volverse un negocio sólido. De repente, inicia el recorrido sin prever lo que podría suceder; situaciones negativas que si no fueron estudiadas con un plan de acción en conjunto, no podrán ser superadas y será solo cuestión de poco tiempo para que sus proyectos se sumerjan en el hoyo del fracaso.

El querer realizar todo a la vez, solo hará que al final se desgaste física, mental y  emocionalmente y no consiga triunfar como desea. A veces, es necesario solo centrarse en una cosa o dos, para que funcionen de la manera correcta y no se presenten pérdidas. No arriesgue más de lo que debería por acelerar el flujo de las cosas, concéntrese en germinar árboles robustos para que cuando lleguen a su estado de madurez pueda soltarlos y ahí sí enfocarse en iniciar otros emprendimientos.

Del afán no queda sino el cansancio.


Regístrate