La burla al semejante es ignorancia


Lo que aborrece en otro ser, inconscientemente hace parte de su interior y aunque no lo ha descubierto, lo desprecia.

En ocasiones se disgusta con ciertos comportamientos, actitudes y formas de ser de otras personas, que las repele y por consiguiente las critica. En su desmesurada opinión, usted se burla de lo que al parecer no encaja con su gusto o apreciación.

Una muestra verídica de esto, ocurre cuando ve en otro individuo un carácter brusco y agresivo como respuesta a algún ataque directo que se le haya generado. Es decir, el sujeto uno, realiza alguna acción que perjudica al sujeto dos, este al defenderse, actúa de una manera violenta y exasperante, grita y ofende al sujeto uno por lo que hizo. El sujeto tres, en este caso usted, ve a distancia la actitud del sujeto dos y le fastidia hasta el punto de burlarse en público de esta persona, diciendo cosas provocativas para ofender su ego. Lo que usted no percibe, es que seguramente en sus relaciones familiares o personales, usted actúa de la misma manera.

Si se pusiera en los zapatos de esta persona, lograría entender el motivo de su conducta. No todas las personas tienen la capacidad de portarse pasivamente ante un hecho de gran agitación. Si examina su anterior proceder, se dará cuenta de que ha actuado de igual  forma  o peor y es por esta razón que le ofende tanto verlo en otra persona. En este caso, burlarse en otro de lo que usted posee es ridículo e irrisorio y no tiene ningún sentido.

En conclusión, antes de ver la espiga en el ojo ajeno, examine la que punza sus ojos. Si ve en otros algo que no está bien, busque la forma de dar un consejo constructivo en privado que motive a reparar el acto. Aleje la crítica destructiva, de su vida. Su objetivo diario es tratar de ser un mejor ser humano, de aportar a la sociedad  más que un grano de arena, que sean montones que ayuden a otros a ser mejores cada día. Edificar en casa ajena, será el mayor gozo de su corazón.


Regístrate